IFOA. Instituto de Formación Acreditada

PROGRAMA Y PROFESORADO

Módulo 1

¿Qué debemos saber sobre el paciente mayor con diabetes mellitus tipo 2?

Cristina Bermejo Boixareu
Médico adjunto. Servicio de Geriatría. Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda. Madrid.
Vicepresidenta de la Sociedad Madrileña de Geriatría y Gerontología.

Enfermedad crónica con alta prevalencia en la población mayor y comorbilidad asociada. La hiperglucemia posprandial es la forma de presentación más frecuente en el anciano, por lo que favorece el diagnóstico más tardío. La valoración biopsicosocial es necesaria en el paciente diabético mayor, teniendo gran importancia la fragilidad y la expectativa de vida de cada paciente para establecer unos objetivos y toma de decisiones adaptados. La intervención va a ser también multimodal, al igual que lo es la valoración.

Módulo 2

¿Deberían ser distintos los objetivos de control para el paciente mayor con diabetes mellitus tipo 2?

Luis Ávila Lachica
Médico de familia. Unidad de Gestión Clínica Vélez Norte. Consultorio de Almachar (Málaga).

La definición de «persona mayor» es difícil debido a la gran variabilidad de situaciones clínicas que nos podemos encontrar; de ahí que cada vez sea más común distinguir entre «paciente de edad avanzada sano», «paciente de edad muy avanzada» o «anciano sano», y «paciente frágil», cuya detección mediante test como el SPPB (Short Physical Performance Battery), es más precisa, rápida y fácil. El paciente frágil o de edad muy avanzada no se beneficia del buen control (intensivo) a largo plazo, por lo que debemos hacer más hincapié en prevenir las complicaciones a corto plazo y evitar el rápido deterioro asociado a la edad, prestando especial atención a la prevención de las hipoglucemias.

Módulo 3

Educación terapéutica en el paciente mayor. ¿Cómo podemos abordar la educación terapéutica en el paciente mayor? Retos y consejos. ¿Qué actividad física es recomendable prescribir? ¿Cuál es la terapia nutricional más adecuada?

Ángeles Beatriz Álvarez Hermida
Enfermera. Centro de Salud Goya. Madrid.

El nuevo paradigma del paciente mayor se basa en su clasificación según criterios de fragilidad. Desde esta clasificación, deberemos individualizar y establecer un programa de educación terapéutica personalizado en relación con la alimentación, la prescripción de ejercicio físico, el manejo de las hipoglucemias, así como en el manejo de las técnicas de inyección; programa que debe ser consensuado tanto con el paciente como con su cuidador.

Módulo 4

¿Existen diferencias en las personas mayores en cuanto al manejo de las terapias no insulínicas?

Francisco Javier Sangrós González
Médico de familia. Centro de Salud Torrero La Paz. Zaragoza.

Los casos clínicos de este módulo tienen como objetivo ayudarnos a mejorar el manejo del paciente mayor con diabetes mellitus, ya tengan una buena capacidad mental y física, ya padezcan una alteración cognitiva o una comorbilidad como la enfermedad renal crónica. Cabe resaltar la importancia de la valoración integral del paciente, de los objetivos terapéuticos y de la elección del tratamiento farmacológico.

Módulo 5

¿Existen diferencias en las personas mayores en cuanto al manejo de la insulina?

Francisco Javier García Soidán
Médico de familia. Centro de Salud de Porriño (Pontevedra).

El tratamiento con insulina de las personas mayores con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) presenta ciertas peculiaridades que se deben tener en cuenta a la hora de determinar el objetivo de control, la pauta y el tipo de insulina que utilizar y las diferentes opciones de intensificación del tratamiento en caso de ser necesario. Por lo tanto, debemos considerar las características de cada paciente para elegir la terapia insulínica más apropiada.

Módulo 6

Manejo del paciente anciano con diabetes en el medio residencial

Jorge Manzarbeitia Arambarri1 y Carlos de la Fuente Gutiérrez2
1Médico adjunto. Servicio de Geriatría. Hospital Universitario de Getafe. Universidad Europea. Madrid.
2Jefe de la Unidad de Geriatría. Sanitas. Madrid.

La diabetes mellitus en geriatría es un modelo de enfermedad que origina muerte prematura y deterioro en las funciones física y mental. El deterioro funcional es la principal causa de ingreso de un anciano en el medio residencial. La valoración geriátrica integral del anciano con diabetes puede prevenir o retrasar dicho deterioro, pero, una vez acontecido, los planes de cuidados y tratamientos deben tener una óptica diferente, centrados en la mejoría de la calidad de vida y eludiendo la yatrogenia.

Caso práctico

Francisco Javier García Soidán
Médico de familia. Centro de Salud de Porriño (Pontevedra).

Ante un paciente de edad avanzada y diabetes tipo 2, debemos valorar, en primer lugar, su estado funcional para saber si se va a beneficiar de un control estricto de todos los factores de riesgo cardiovascular o, por el contrario, en el caso de un paciente frágil, el objetivo es mantener una buena calidad de vida, evitando en la medida de lo posible los efectos adversos del tratamiento.

En las fases iniciales de la enfermedad, suele ser suficiente el tratamiento mediante los cambios en el estilo de vida (CEV) y la metformina, pero, a medida que la enfermedad progresa, se hace necesaria la adición de otros fármacos para conseguir un control adecuado.

La insulina es una herramienta segura y eficaz, que puede ser utilizada en cualquier paciente de edad avanzada que la precise. Suele comenzarse por una dosis de insulina basal, pero, en algunos casos, es necesario intensificar el tratamiento mediante la adición de una o varias dosis de insulina rápida.

En pacientes con elevado riesgo de hipoglucemia, tal y como ocurre en las personas mayores, es recomendable la utilización de las nuevas insulinas basales, Gla-300 y degludec, ya que comportan un menor riesgo de provocar hipoglucemias.

En situaciones de pacientes en cuidados paliativos, hay que evitar el ensañamiento terapéutico, por lo que, en estos casos, el único objetivo del tratamiento es evitar los síntomas de hiperglucemia.